jueves, 30 de octubre de 2008

EL PERIODO DE ENFRIAMIENTO (Cool off period)

Autor: Maria Laura Quiñones Urquiza


Se denomina período de enfriamiento al lapso en que un psicópata o sociópata suspende su actividad ofensiva. Esto no implica necesariamente una renuncia definitiva a aquello que tanto tranquiliza y satisface sus instintos destructores después de su última descarga. Pero ¿qué podría llevar al psicópata a inhibir sus impulsos delictivos u homicidas durante un tiempo determinado?.



- Enamoramiento:

La personalidad narcisista y monolítica del psicópata puede verse resquebrajada por el enamoramiento, el intento de adaptación a una vida “normal” podría tener éxito. El depositar momentáneamente esa libido yóica en alguien que no sea uno mismo, es posible en el psicópata. Por supuesto y en este caso ese amor no es un amor sano, si no patológico. Es el vínculo denominado del psicópata y su complementario, donde este complemento adosado a la personalidad psicopática cumple la función de eso, un complemento, ni más ni menos, pero no viene a completar, a llenar una falta, pues el psicópata no necesita completar nada y mediante el maltrato culpará al otro por su imposibilidad de igualarlo, ya que nadie, salvo quizás otro psicópata, en su escala de valores, tiene su misma entidad. En la alianza psicopática de criminales, como por ejemplo la de Manuela y Daniel Ruda (Alemania), Carla Homolka y Paul Bernardo (Canadá), John Lee Lucas y Otis Toole (USA),o el caso de los pedófilos Marc Dutroux y su mujer (Bélgica), aparece una exacerbación del sadismo, esto solidificó el vínculo entre ambos, pudiendo entonces unir cóncavo y convexo. De presentarse una competencia entre la díada, será para comparar y admirar al que cuente con el mayor despliegue durante la descarga de la tormenta psicopática.

En el caso del complementario, probablemente el sadismo descargado hacia él sea disminuido o se lo sustituya por otro complementario simultáneamente, ya que en estas estructuras es necesario un objeto. Objeto porque una de las características del psicópata es la cosificación de las personas, despojándolas de toda virtud, cariño, importancia, si la hubo fue hasta que pudo ser sustituida por otra, siendo entonces desechada como un mueble inservible. Puede que el psicópata que se enamore, simule mediante una doble vida, un vinculo aparentemente sano, jugando al rol de ser un hombre o mujer enamorado y buscando la descarga sádica en un complementario, ello, a modo de preservar el vínculo que sirve de cortina de humo para no ser descubierto. Veamos si no al austríaco Josef Fritzl, quien mantuvo cautiva en un sótano a su hija durante 24 años y con quien mantuvo una relación incestuosa, de cuyo fruto nacieron 7 hijos.

Quizás sus deseos de Satisfacer su curiosidad de cómo sería vivir en pareja, lo lleven a experimentar la sencillez de una vida cotidiana. Pero no olvidemos que la estructura psicopática es justamente eso, una estructura, es decir un modo de ser en el mundo (MARIETAN), por lo tanto puede inhibirse pero muy difícilmente tolerar la paz durante mucho tiempo.



- Temor a ser descubierto:

Conciente de un error en su última actividad, haría que el psicópata desee congelar sus instintos de depredación. Aquí puede considerar necesario durante un tiempo el adaptarse a las leyes que rigen a la sociedad y actuar un personaje diferente, por supuesto a las normas las transgredirá cuando considere una oportunidad que lo amerite y poder pasar desapercibido mezclándose entre la gente. Su premeditación hará que mientras tanto planee, tantee el terreno y observe qué es lo que pasa a su alrededor, cual soldado en su trinchera aguardando el momento de volver a los viejos hábitos. Por otro lado existe la posibilidad de infiltrarse en las investigaciones, es decir cooperar voluntariamente haciéndose pasar por un ciudadano de buena fé, cumpliendo esto, el objetivo de seguir de cerca el avance de las investigaciones o desviarlas, así como también revivir el crimen. La posibilidad de una mudanza por parte del psicópata es también una de las posibilidades.



- Perfeccionamiento de Modus Operandi:

Las elucubraciones de nuevas estrategias y métodos para llevar a cabo delitos o crímenes podrían desembocar en una erotización del pensamiento. Vemos pues, como el placer obtenido con el acto, es desplazado y sustituído por la exacerbación de los procesos mentales agudizando el ingenio. Por lo tanto, la posibilidad de no capitalizar la experiencia, no es válida, en este aspecto, quizás su relación con otras personas sea siempre utilitaria, pero cuando se trata del perfeccionamiento para el desarrollo de conductas disvaliosas, su análisis de las situaciones, posibilidades y posterior ocultamiento, logran que cada vez se manejen con mayor sofisticación.



- Planeamiento de un nuevo crimen o delito:

El período de latencia favorecería su elección, contribuyendo a observar y estudiar al próximo objeto de su descarga o ambicionar instruirse en un nuevo tipo de delito a cometer en modo escalonado, ya sea que de robo pase a estafa, hurto o de violación a asesinato, etc.



- Enfermedad o muerte:

El padecer trastornos clínicos relevantes que impiden la motilidad o discernimiento necesario para continuar con su actividad, no descarta la posibilidad de ejecutar manipulaciones maquiavélicas dentro de su círculo familiar aprovechando la lástima que sus convivientes puedan tener hacia ellos. Se ha sabido de casos de abuelos en sillas de ruedas abusadores de sus nietos infantes. Asimismo, por ejemplo suegras perversas manipuladoras que se valen de la condescendencia ajena, victimizándose para así poder sembrar discordia entre su círculo familiar primario o en las familias constituidas por sus propios hijos, logrando muchas veces la disolución de sus matrimonios.



- Encarcelamiento:


Por lo general la comunidad carcelaria lejos de reformar, corrompe. A veces las cárceles se convierten en establecimientos educativos de hábitos nefastos en donde se rigen por la ley del más fuerte. Cabe destacar que muchas veces la reinserción del delincuente o criminal en la sociedad se ve estancada, pues los códigos carcelarios con los años, quedan adosados a los patrones comportamentales o delimitan su rol en los grupos. Estas pautas paulatinamente se van incorporando a la conducta, el individuo difícilmente pueda ser desarraigado de ellas y reeducado para lograr establecer vínculos sociales sanos. La ciencia de la criminología, podría contribuir con políticas de prevención dentro de las cárceles que apoyen estimulando la educación oficial, sublimación artística, disciplina deportiva, etc..

Carlos Eduardo Robledo Puch, uno de los mayores asesinos de la historia criminal argentina, preso desde 1972 y recluido en el pabellón de homosexuales, se insertó en la comunidad carcelaria de un modo peculiar. Manifiesta su deseo de no quedar en libertad a pesar de tener esa oportunidad legal; se ha convertido en un fervoroso predicador del evangelio, es decir logró sublimar sus pulsiones mortíferas, ello probablemente se deba a que ha presentado brotes psicóticos en los cuales asegura ser un enviado de Dios, pudiendo entonces presumir la posibilidad de no presentar una psicopatía como base primaria o una simulación de un cuadro psicótico.

MARK SAFARIK y la técnica del perfil criminal en su máxima expresión




Autoría y traducción: María Laura Quiñones Urquiza


Mark Safarik es una de las autoridades mundiales en la técnica del perfil criminal para la captura de agresores en serie y ha escrito varios libros sobre el tema. Trabajó durante 22 años en la unidad de ciencias del comportamiento del FBI (Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos de Norteamérica), asesoró entre otras películas a El Silencio de los inocentes y series como Criminal Minds. El criminólogo y ex perfilador del FBI Robert Ressler- creador del sistema VICAP en los Estados Unidos- fue quien acuñó por primera vez en la historia el término Serial Killer (asesino en serie), esta leyenda viviente se impresionó con las aptitudes y capacidad de Safarik, invitándolo a asociarse con él en Forensic Behavioral Services International (Servicios Forenses Internacionales del Comportamiento), consultora desde donde ofrecen sus servicios a todo el globo.


¿Cómo eligió esta profesión?

Yo era un detective de homicidios en la agencia policial de California, en 1982 me enviaron a una escuela para el estudio de homicidios por dos semanas, durante el curso, gente del FBI vino a darnos un pequeño seminario de dos días sobre análisis del comportamiento. Ambas ramas me resultaron novedosas y fascinantes, considerando que nunca había estudiado la escena de un crimen violento desde el aspecto del comportamiento. Como jefe en casos de homicidio, siempre abarqué la asignación de tareas y seguimiento en las investigaciones. Nunca había tenido la oportunidad de conocer la otra cara, ni me había dado el lujo de correrme y observar la dinámica del comportamiento que se presenta en estos crímenes.
Cuando volví a mi agencia, remití a la unidad de ciencias del comportamiento del FBI, dos de los casos que estaban a mi cargo, uno de ellos era un doble homicidio. Me impactó este otro modo de ver al crimen violento, y busqué toda la bibliografía existente referida a esta área. Eventualmente, resolví que quería continuar con esta línea investigativa de aplicación legal, y en el único lugar donde podía hacerlo era en el FBI. Así que me postulé como agente especial y después de un año de cumplir con el proceso de preselección, finalmente ingresé. Me tomó 11 años de trabajo contar con la experiencia suficiente para aspirar a ser promovido al cargo de perfilador del FBI. Mi postulación fue junto a otras 38 personas calificadas para cubrir 6 puestos, obtuve una de las vacantes y me mudé a Quantico, Virginia.
Durante 12 años me desempeñé como perfilador superior, conduje investigaciones importantes de ataques sexuales y homicidios de ancianas, publiqué varios artículos al respecto en medios especializados. En mayo de 2007, fui tentado por Robert Ressler a retirarme del FBI para asociarme a su consultora internacional en donde trabajo actualmente

¿Cuáles son los errores que debe evitar un perfilador?

Debido a que varios de los requerimientos de nuestros servicios tienen que ver con la interpretación de homicidios violentos o agresiones sexuales (muchos de los casos se relacionan con homicidios seriales, en masa o sexuales) usualmente tratamos con agencias de aplicación jurídica que ya han agotado recursos considerables, tiempo y perspicacia investigativa tratando de resolver el crimen. Cuando ellos llegan a este punto en que en su investigación, ya se han hecho un juicio respecto a la dirección de la misma, tienen desarrolladas ciertas sospechas, la precisión de su propia interpretación de los hechos y la corrección en los pasos que los condujeron a estas conclusiones. Debemos ser muy cuidadosos respecto a la información que tomamos de ellos, así como la veracidad del material o validez de los hechos en el caso. Aunque ambos sean ciertos, seríamos negligentes si no condujésemos paralelamente nuestro propio análisis de los hechos, reconstrucción completa del comportamiento desde nuestro punto de vista de la dinámica del crimen. El consentimiento de aceptar la información que nos brinda un investigador como auténtico y exacto es un error en el que se puede caer. Diversos aspectos de la información suelen estar contaminados, obviamente sin intención, debido a la falta de consistencia o entrenamiento apropiado, así como de experiencia entre investigadores. Este es el error más crítico.
Otra de las equivocaciones más comunes es fallar en preguntarse constantemente el por qué. Si yo creo que esto pasó por determinada razón, entonces ¿por qué pasó?; Si una actitud esperable no se halla ¿por qué es que no se halla?

¿Cuales cree usted que pueden ser las motivaciones de los asesinos imitadores? (Copycat Murderers)


Los auténticos asesinos imitadores, no son como aquellos que se ven en los programas de televisión, son casos extremadamente raros. La razón de ello es porque normalmente están asociados con los agresores en serie como asesinos o violadores. Estos agresores están asociados en un conjunto de particularidades en su Modus Operandi y rituales conductuales (como requerimientos puntuales).
Un asesino imitador no va a tener las mismas necesidades psicosexuales. Esto se debe a que el único recurso para informarse al respecto, es lo que les llega por los medios o lo que las agencias de investigación permiten difundir. No deberían darse a conocer detalles confidenciales de los casos, pues es precisamente lo que estos ofensores necesitan para copiar.
Últimamente, la única razón para imitar al asesino sería levantar sospechas en cuando a ti, y si este fuese el caso, entones, en todo caso ¿por qué la policía tendría que tener sospechas de ti?. Es muy excitante en la televisión, pero en la realidad casi nunca ocurre y cuando se da, los investigadores pueden reconocer desde el principio, si este criminal es diferente del que trata de imitar.


¿Cómo surgió la idea del Manual de Clasificación del Crimen?

El manual de Clasificación del crimen fue un exitoso esfuerzo para articular la investigación empírica y la amplia experiencia de perfiladores investigadores del FBI, agentes de la ley, personal penitenciario, supervisores de libertad condicional y profesionales de la salud mental.
El propósito de esta segunda edición del MCC es la de estandarizar terminología adaptándola al campo de la justicia criminal, facilitar la comunicación entre las esferas de la justicia criminal y la salud mental; Instruir al sistema de justicia criminal y al público respecto a los tipos de crímenes que son cometidos, a los atributos que las víctimas tienen en común, agresores y escenas criminales, así como desarrollar una base de datos para la búsqueda de investigación.
Fue una aproximación bastante grande para clasificar el crimen. En la segunda edición, con la cual contribuí clasificando por primera vez el homicidio sexual de ancianas, fue actualizada con nueva información

En la actualidad con ayuda del ADN y los avances de la criminalística. ¿existe algún caso no resuelto que desee ayudar a resolver?

Realmente me encantaría ayudar a resolver muchos casos. Aún me intrigan casi media docena de casos en los que trabajé cuando estaba en la Unidad de Análisis del Comportamiento en el FBI. Como socio de Robert Ressler, todavía seguimos trabajando en casos no resueltos de homicidios como parte de nuestra Consultora Forense de Análisis del comportamiento. Como miembro de la Asociación Vidocq, nos reunimos mensualmente para tratar algún nuevo caso de homicidio no resuelto en mi país.


¿Qué criminales no pueden llegar a rehabilitarse?

Creo que la investigación demostró que los delincuentes sexuales tienen un alto rango de reincidencia. Los criminales violentos diagnosticados como psicópatas, no se recuperan exitosamente, pero si saben cómo manipular a los sistemas penales y penitenciarios. Los agresores seriales han ampliamente corroborado que están más allá de dichos esfuerzos de rehabilitación. Por mi experiencia, existen muchas personas que han consumado hechos que califico, que describo, como encarnaciones demoníacas. Por la seguridad de la sociedad merecen ser encarcelados de por vida.

¿Existen limitaciones en la Técnica del Perfil Criminal?

La respuesta es sí por varias razones. Primero, mucha gente cree que la confección de un perfil criminal va a identificar a los responsables. Lo que realmente se logra es identificar el tipo de personalidad, comportamiento y características demográficas del agresor a fin de reducir la cantidad de sospechosos para el proceder policial. En segundo lugar, no todos los crímenes son aptos para el análisis de la investigación criminal. Los más indicados son aquellos donde se manifiestan altos grados de psicopatología, en otras palabras aquellos donde ha habido mucha interacción entre la víctima y el agresor y si la escena en cuestión es inusual, bizarra, esperable, excesivamente violenta o donde hay un grado significativo de ensañamiento o violencia post mortem. En tercer lugar la habilidad de conducir un análisis del comportamiento depende de la extensión y la calidad del material que se analiza. En un homicidio, esto incluye la información victimológica, fotos de la escena del crimen, los descubrimientos al comienzo de la investigación, protocolo y fotos de la autopsia, la evidencia recolectada y posteriormente revisada o analizada más sus resultados, testimonio de los testigos, diagramas, mapas, croquis, demografía del área criminal, fotos aéreas –si están a disposición- esto para mencionar lo más relevante.
Si la investigación inicial es pobre, es difícil comprender y optimizar los resultados. En esencia, el estudio de la conducta es una herramienta para ser usada en la circunstancia correcta y con las expectativas correspondientes para lo que puede otorgar.

miércoles, 22 de octubre de 2008

JUAN CARLOS ALEGRETTI, maestro de maestros


El Lic. Juan Carlos Alegretti es uno de los pilares de la enseñanza de las ciencias forenses argentinas, es también docente de la Universidad de la Policia Federal, su labor científica como criminalista y criminólogo, ha sido reflejada en varios libros y artículos, en algunos de ellos ha articulado el derecho con las ciencias forenses. Es una personalidad cuya palabra es respetada en el ámbito académico y forense a nivel continental.


¿Por qué eligió esta profesión?

Aquí tengo que dividir la pregunta en tres partes, porque tres son las profesiones que he ejercido hasta el momento, y a todas las he vivido y las sigo viviendo muy intensamente.

Con apenas 16 años -cumplidos diez días antes y con gran angustia por parte de madre-, ingresé en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal Argentina, recibiéndome como oficial, pocos días después de cumplir los 18. La durísima realidad del submundo delincuencial y los graves perjuicios que traía, me hizo comprender que para poder cumplir con mi tarea de la mejor manera posible, debía seguir preparándome. Por ello, ingresé a la facultad de derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde cursé una carrera totalmente afín, la licenciatura en Crimínalística, que me enseñó a investigar en forma científica los delitos, efectuando además, cursos de post grado para perfeccionarme también en Criminología para tratar de entender el por qué de la delincuencia. Dentro de la misma institución cumplí con ambas profesiones y comencé a colaborar en la transmisión de esos conocimientos, abrazando así una tercera pasión, la docencia. Ya retirado de la policía, aunque nunca se pueda dejar de serlo, trabajé como perito para la justicia en todos sus fueros y también para muchas empresas en forma privada. Con todos mis errores y aciertos, he transitado un largo camino. Hoy trabajo casi exclusivamente como docente universitario, disfrutando mi tarea como un verdadero privilegio. Ver triunfar a mis ex alumnos, me hace muy feliz.


Su obra Tratado de Papiloscopía, es una de las biblias para muchos de los que hemos estudiado ciencias forenses en Argentina. Cuáles son los errores que suelen estar presentes a la hora de recuperar vestigios en la escena del crimen?

El fantástico legado que nos dejara Juan Vucetich Kovacevich, se ha constituido en una herramienta fundamental en toda investigación científica. Todos los países del mundo utilizan su sistema o el creado por Eduard Henry. En forma permanente estamos dejando la impronta de nuestros dibujos papilares obrantes en el pulpejo de los dígitos, de las palmas de las manos y de las plantas de los pies, debido a sus altos y bajos relieves y a la humedad que nos aporta las glándulas sudoríparas. Ello actúa como un sello y hace que nos movamos por la vida dejando nuestras huellas papilares. Así, a pesar de los múltiples cuidados que pongan, los delincuentes también dejan los rastros de su participación. Encontrarlos, señalarlos, documentarlos, levantarlos, protegerlos, conservarlos y analizarlos debidamente, requiere de una metódica y sistemática tarea. La rapidez de los sucesos, los no debidos o adecuados conocimientos, cuidados y recaudos a tomar por parte de los operadores, la imposibilidad de contar con los recursos necesarios para el cumplimiento de esta delicada tarea, como así también la entendible pero errónea intervención de los damnificados sobre el lugar de los hechos, constituyen la principal causa del incorrecto uso de este recurso.

Afortunadamente salen en nuestra ayuda, las nuevas aplicaciones tecnológicas que nos brindan herramientas tan fantásticas como por ejemplo el AFIS (Automathic fingerpint identification system). Si bien su nombre es incorrecto (ya que no es un sistema de identificación sino de búsqueda, porque compara vectores prefijados por medio de un software superponiendo señalizaciones y no puntos característicos -o particulares conformaciones que realizan las crestas papilares en su recorrido- de origen congénito como establece el sistema) que nos permite encontrar a través de un solo dígito o parciales del mismo, al único ser sobre la Tierra que posee esas características desde antes de su nacimiento, durante toda su vida y aún después de la muerte, en forma inalterable salvo por amputación o cicatriz permanente.


¿Cómo ve a la criminología en la Argentina?

Honestamente, con gran desasosiego. El crimen como un acontecimiento atemporal y universal, ha encontrado en este mundo globalizado un aliado. Cuando el hombre opta por vivir en forma societaria, sin duda debe sacrificar algunas libertades. Ya no puede hacer lo que quiere, pero tampoco los demás pueden hacerlo en su perjuicio. Esto es una medida cautelar. Siempre habrá alguien que no quiera o no pueda cederlas, que utilizará al sistema cuando le beneficie, pero actuará en su contra cuando le resulte beneficioso. Todos los esfuerzos que la criminología hace tratando de entender porqué el hombre ocupa uno de los dos roles en el delito, sus análisis y sus propuestas para encarar una política criminal en base a acciones proactivas basadas fundamentalmente en la prevención, no son acertadamente puestas en ejecución por diversos motivos, principalmente, porque las decisiones generalmente no se encuentran en manos de los que más saben sobre el tema, sino de comodines temporarios que se manejan más políticamente que con acciones acertadas.

¿Cuál es el mayor índice delictivo en Argentina?

Hoy sin duda, lo tiene el relacionado con la minoridad. Es un tema que debe tratarse sin dilatación. Seguir pensando que un chico de casi dieciséis años hoy, no tiene capacidad para entender la criminalidad del acto que realiza, es al menos un absurdo. Bajar la edad según mi entender, es una necesidad, aunque tengo absolutamente en claro que no es la solución. Por otra parte, sin importar la edad o los motivos que llevan a alguien a cometer delitos (deficiencia de educación, de oportunidades, de protección, de salud, de explotación por parte de mayores, etc.) nunca debe ser la excusa para no actuar. El Estado debe estar siempre presente. Dejar en libertad o no adoptar ninguna medida sobre alguien que cometió un delito por la causal que fuere, no es lo correcto, hay que ayudarlo. Mantenerlo y dejarlo en las mismas condiciones que lo llevaron a esa situación, es volver a abandonarlo, aunque pueda parecer que se le están resguardando sus derechos.

¿Cuales cree usted deberían ser las políticas criminales para reducirlo?

Sin duda la respuesta tiene muchas terapéuticas a seguir. Las cosas no se solucionan de un momento para otro, ni tomando sólo alguna medida. Reducir los índices de pobreza; promover la educación y los valores del trabajo; reducir las ansias del consumismo; restaurar el respeto a la familia, a las instituciones, a los mayores, a los maestros, a las leyes y a las autoridades involucradas; educar por medio del ejemplo; entender que los derechos de cada uno terminan donde comienzan los de los demás; impartir justicia con equidad, donde se respete los derechos de los imputados, pero dándole la justa respuesta a los derechos de los damnificados; asegurar que cada poder cumpla adecuadamente su función, para brindar seguridad a través de la prevención. La represión o el encausamiento, debe ser un recurso a utilizar sólo cuando se haya quebrado lo anterior, pero asegurando que su ejecución sea efectiva. Esto sólo es una enunciación, los factores a tener en cuenta son muchísimos.

Como autor de numerosos libros, ¿sobre qué le gustaría escribir su próxima obra?

Realmente todos los libros ya publicados y los que tengo prontos o en pleno desarrollo, surgieron como una necesidad de brindar a los alumnos y/o a los profesionales interesados en diferentes temas técnicos, un cúmulo de herramientas para el mejor desempeño de sus tareas. Me han costado mucho esfuerzo y horas de descuido a mi familia, pero también satisfacciones personales. Sin embargo, tengo una asignatura pendiente conmigo mismo, la de escribir un libro de ficción. Hace varios años comencé a hacerlo, pero la falta de tiempo y tranquilidad para dedicarle, lo detuvo. Ojala algún día pueda darme ese gusto.